Yo

Quiero ser soltero/a y a ti ¿qué te importa?

¡Ser Solterona o Solterón no es una enfermedad terminal!

Cuando iba creciendo escuchaba muchas veces a las mujeres mayores decir: fulanita se está quedando o peor: esa se va a quedar para vestir santos; expresión que se utilizaba para decir que una mujer se iba a quedar soltera. Yo pensaba que esto era muy malo. Veía sufrimiento en las personas que lo decían y percibía mucho miedo en las personas que se creían “quedadas”. Como si ser soltero era una enfermedad terminal.

Esto afectaba igual a los hombres, aunque por alguna extraña razón en la sociedad donde crecí, un hombre podía siempre decidir qué diablos quería hacer con su vida y aunque la familia y sociedad hiciera comentarios, el siempre salía victorioso. Aunque en su interior, sintiera que estaba haciendo algo “indebido”.

Tanto hombres como mujeres somos juzgados ante la familia y sociedad si no seguimos las reglas y condicionamientos a los que estamos expuestos. Esto a mi parecer trae más confusión en las personas y por ende, un caos interno. Mientras reine el caos en nuestros sentimientos y pensamientos, más sufrimos y más lejos estamos de la felicidad.

Para algunas personas es mejor vivir como la familia y sociedad les ha dicho que se debe vivir, convirtiéndose en autómatas que no piensan para tomar sus decisiones; otros, por el contrario deciden hacer todo lo contrario a lo que dice la familia y sociedad con el único fin de llevar la contraria, nuevamente sin detenerse a pensar. Solo una pequeña minoría se da el tiempo de pensar, sentir, discernir y buscar en su interior para decidir qué es lo mejor para sí mismos.

Estos que tienen la valentía para echarse un clavado en sus verdaderos deseos y sentimientos se ganan la felicidad, aunque se confronten con los condicionamientos de otros. La paz interna vale más que la aprobación de cualquier otra persona y de eso te das cuenta sólo si lo experimentas.

Ser soltero o soltera por vocación es un sentimiento y una necesidad interna de no querer compartir la vida con nadie en específico. El romance se vive como una aventura, que se sabe y entiende que tiene fecha de caducidad. Pero con la máxima entrega y amor posible.

Ser soltero, significa que quieres explorar la vida en todas sus dimensiones, sin “sentar cabeza” con una persona específica. Se puede vivir en completa paz y armonía en estas condiciones, pero se tiene que tener bien claro lo que implica.

Ser soltero no significa andar de “caliente” por el mundo, significa que puedes cuidar de ti y de los demás sin tener un compromiso con ellos. Eres responsable de tus actos, de tu bienestar, de tu persona y puedes sentir mucho amor por las demás personas, sin necesidad de querer quedarte con ellos para toda la vida.

Me he dado cuenta de que existe una mala interpretación de lo que es el amor de pareja. Muchos piensan que el amor entre dos personas es posesivo y controlador. Y muchos piensan que si estás conmigo, ahora me perteneces.

Cuando en realidad el amor es todo lo contrario, es libre y abierto. El amor es la máxima expresión de nuestro ser, donde podemos dar lo mejor de nosotros mismos a todas las personas con las que interactuamos y a todo lo que nos rodea.

El amor no tiene condiciones ni sigue estereotipos, es un sentimiento que se expresa siendo amables, cuidadosos, empáticos, y respetuosos con todos. Cuando nos entregamos con todos nuestros sentidos, cuerpo y alma al momento que estamos viviendo podemos experimentar el amor en su máxima expresión. Con quién sea y cuando sea. El amor que sentimos por la vida se traduce en cuidado, armonía y paz interna.

Es por ello que cuando descubres que tienes vocación de soltería puedes amar con todo tu ser a cualquier persona, sin necesidad de establecer un compromiso con ella. Sin necesidad de ser mal educado o mal educada, ni ser déspota o hacer sentir utilizada a una persona. Este comportamiento habla más de ti que de tu vocación.

Ser soltero/a es una decisión de vida en la cual puedes explorar todo lo que quieras sin estar en una relación de pareja, pero asumiendo el compromiso de no hacerle daño a nadie ni de hacerte daño a ti mismo.

Vivir es sencillamente la mejor aventura que puedes emprender en este plano, si te descubres en vocación de soltería ama a todos y gózalo todo, pero cuídate y no le hagas daño a nadie.

Ser soltero implica:

  1. Ser responsable de ti. Es decir, vives solo ya sea en tu propia vivienda o rentando, cubres todos tus gastos y satisfaces todas tus necesidades económicas y personales.
  2. Entregarte a la experiencia que estás viviendo con todos tus sentidos y tu ser, sin esperar nada a cambio ni dar más de lo que la experiencia te permite
  3. Que los planes que haces para tu vida son individuales y solo tuyos
  4. Estás en paz y armonía con tu decisión de soltería, sin importar la edad que tengas
  5. Cultivar relaciones afectivas profundas y conectadas, sin el compromiso de estar juntos para toda la vida
  6. Eres amable, amoroso/a con todos, no sólo porque quieres un encuentro sexual sino también porque quieres ser la mejor compañía y la mejor persona que puedas ser
  7. Ser respetuoso de las necesidades y deseos de las demás personas. Si una persona quiere una relación y tú no, lo correcto es decirlo desde el principio y evitar caer en lo que no quieres. Lo importante es ser congruente contigo y los demás
  8. Puedes acostarte con el planeta entero y disfrutar del placer sexual en todos los sentidos, pero cuídate y cuida a las personas con las que estás. No solo de embarazos no deseados, sino también de enfermedades de transmisión sexual. ¿Sabías que hay enfermedades de transmisión sexual que no tienen síntomas? Utiliza preservativos (condones) siempre

Por otra parte, existen dos tipos de soltería que se diferencian por la cantidad de personas con las que tienes encuentros sexuales:

  • Soltería promiscua: significa que tienes sexo con todas las personas que desees y que deseen hacerlo contigo cuando, dónde y como quieras.
  • Soltería exclusiva: significa que tienes una relación netamente sexual con una sola persona, pero sin compromiso. En este tipo de soltería las personas involucradas deciden tener sexo solo entre ellas. Esto puede ser por comodidad, por cuidar su salud o por simple gusto.

El tipo de soltería que decidas vivir, si esto resuena en tu interior, es tu problema y de nadie más, recuerda tu felicidad es tu responsabilidad. Sin embargo, cabe destacar que la soltería es una etapa de la vida. Todos los seres humanos debemos pasar por esta etapa tarde o temprano, porque solo cuando la hayas vivido podrás determinar si realmente es lo que quieres.

El momento ideal para vivir esta etapa es cuando dejamos la casa de nuestros padres y nos volvemos responsables de nosotros mismos. Normalmente, después de haber concluido los estudios superiores o cuando ya iniciamos nuestra vida laboral. Es sano para los individuos que se encarguen de sí mismos un tiempo, que vivan la experiencia de la soltería antes de saltar a una relación de por vida, para que así puedan decidir en conciencia cuando se sientan listos que desean hacer con su vida.

La vida tiene etapas y todas se tienen que vivir tarde o temprano. Si no me crees pregúntale a cualquier persona casada que nunca haya vivido la soltería, si les gustaría haber vivido un tiempo solos antes de casarse.

¡Hasta la próxima!

Jany

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.