Compañía

Sueño con estar en una relación de pareja

La relación ideal es una como las de las películas de amor

¿De verdad lo crees? En mi experiencia las relaciones de pareja pueden comenzar con mucho romance, sexo y pasión pero al cabo de un tiempo se vuelven rutinarias, monótonas y muchas veces una guerra interna de poder. Son pocas las relaciones donde ves que ambas partes brillan cuando están juntos.

Una pareja requiere atención de los involucrados, se tiene que tener un compromiso e interés genuino. Como ya he contado en otros posts, una relación de pareja implica un compromiso con otra persona y las decisiones se toman en conjunto. Ambos están al mismo nivel por eso se llama pareja.

Cabe destacar que una relación no es de posesión, nadie es tuyo y tu no eres de nadie. Dentro de la relación se comparte lo que se puede compartir. No amas más a alguien por invitarlo a hacer del baño contigo.  Y finalmente, cada quién tiene su vida, separada. No es posible que te hagas uno con esa persona en este plano físico. Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana, pero como humanos debemos vivir nuestras propias experiencias para después contribuir con el todo. Por eso no podemos vivir la vida de nadie ni por nadie.

Nunca pierdas tu individualidad, porque cada quién es un ser único e irrepetible, pero tu proyecto de vida debe coincidir con el de tu pareja, y su vocación laboral, deben estar alineadas.

Hay muchos elementos que deben estar funcionando como un engranaje para que una relación se mantenga en el tiempo, los tres más importantes son: el deseo sexual, la admiración y el proyecto de vida. Además, debe haber una extraordinaria comunicación. Considerando que tanto hombres como mujeres somos diferentes y nos comunicamos diferente.

La comunicación es para mi el elemento fundamental en la relación, comprendiendo el rol del hombre y de la mujer dentro de la misma.

Verás, en una relación tenemos los mismos derechos y obligaciones, pero la energía masculina tiene ciertas características y la energía femenina tiene sus características, siendo estas diferentes y complementarias. Si obviamos esta verdad, tratándonos como si los dos fuéramos mujeres u hombres, lo más probable es que terminemos en un caos, y la única salida sea el divorcio.

La energía femenina, está asociada a la mujer, aunque tanto hombres como mujeres tenemos esta energía. Esta energía es cariñosa, dadora de vida, protectora con cariños y mimos. Es reconfortante y da esa sensación de estar en casa. Está asociada a las emociones.

La energía masculina, está asociada al hombre, aunque mujeres y hombres la tengamos. Esta energía al contrario de la femenina es directa, protectora, competitiva y proveedora. Está asociada a la acción.

Si te das cuenta verás que son diferentes, por ende si una mujer trata a un hombre como si fuera una mujer recalcando lo que es obvio para ella, hará que el hombre se sienta mal y enojado, lo mismo pasa cuando un hombre trata a una mujer como si fuera un hombre, ella se sentirá maltratada e incomprendida.

Estar en pareja implica permitir que cada quién sea como es y entregar lo mejor de si mismos en todo momento. Cuando nos relacionamos midiendo quién da más y quién hace más estamos poniendo fecha de vencimiento a la relación porque tarde o temprano nos sentiremos desgastados.

Estar en pareja no es el enamoramiento, digamos que esa es la primera fase que tiene un período de tiempo definido. El amor se debe construir todos los días, compartiendo lo que se pueda, siendo empático y desinteresado.

Cuando ambos integrantes de la pareja se convierten en personas que pueden admirar, la relación se fortalece, unido al respeto y a la capacidad de apoyar a la persona en todo momento.

Estar en pareja significa que queremos compartir nuestra vida con otra persona, que tienes capacidad de negociar, eres tolerante y te gusta compartir tu tiempo y tu espacio.

Mantener una relación de pareja viva y en amor, significa que ya te has comprendido y que tienes la suficiente inteligencia emocional para separar lo que te pasa de la relación. Esto se logra a través de la reflexión, la cual a su vez, se logra con la capacidad de filosofar sobre nuestra propia existencia.

Como siempre no me creas a mi, has la prueba y me cuentas.

¡hasta la próxima!

Jany

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.