fbpx

El Poder de Tu Intención

La palabra Intención se ha utilizado siempre como una forma de expresar que estamos decididos a lograr aquello que nos hemos propuesto. Una acción parecida a la de ver un rottweiler aferrado a un hueso; no hay poder que haga que lo suelte. Una persona no es diferente, cuando tiene una firme intención, hace lo que sea necesario para lograr su objetivo y se mantiene firme a pesar de las circunstancias.

En mi experiencia he podido comprobar que existen dos tipos de intenciones. Una de ellas, la más conocida por todos, está asociada a los deseos del ego, es decir, a eso que deseamos lograr, ser y tener en un periodo de tiempo determinado que nos va a diferenciar de los demás. Lo cual, nos motiva a hacer lo que sea necesario para lograrlo aunque implique mucho esfuerzo.

El segundo tipo de intención, es diferente a la primera, surge o nace de nuestra conexión con la fuente de la que provenimos. El Dr. Wayne Dyer en su programa “El Poder de la Intención” define esta fuente como Dios, energía, creador, fuente, siendo todos lo mismo y dice lo siguiente: “existe una energía que fluye a través de nosotros, esta misma energía es la escribe los libros, construye los puentes, hace las conferencias…  Esta energía está en todas partes y es lo que ha hecho mediante su intención que todo lo que conocemos, vemos y percibimos, exista”.

Cuando escuché ese mensaje por primera vez, en mi interior se despertó algo y decidí ponerlo en práctica. Con el tiempo descubrí que hacer las cosas desde la necesidad de mi ego, implicaba un gran esfuerzo y siempre el resultado era finito, es decir, tenía un final. El Dr Dyer explicó, en el mismo programa que era necesario rendirse ante la vida, pero no derrotarse, sino más bien soltar el control y dejar que la vida nos envíe las señales de los pasos que debemos dar. Cuando soltamos el control, sentimos una liberación y permitimos que esta energía interior nos hable.

Esta intención es mil veces más poderosa que la primera, porque nos conecta a lo que realmente somos. Cuando estamos alineados con la fuente o Dios, todo lo que deseamos se manifiesta en nuestras vidas, con el menor esfuerzo posible, y todo lo que necesitamos para lograr lo que nos hemos planteado aparece como por arte de magia. Soltar el control es uno de los retos más grandes que tenemos como seres humanos, pues nos han enseñado a trabajar duro por lo que deseamos. ¿Cómo vamos a trabajar duro si no tenemos el control?

Un Curso de Milagros dice: … si supieras quién camina a tu lado en todo momento por esa senda que tu haz escogido, nunca más tendrías miedo e incertidumbre.

En palabras de los Jedi permite que la fuerza despierte en ti. La fuerza, la fuente, el creador, Dios, Krishna, Buda, Jesús o el nombre que tú le quieras dar está dentro de cada uno de nosotros, y sólo quiere vivir la experiencia de vida que tu haz escogido, por lo tanto puedes confiar en que todo está bien.

Algunas maneras de conectar con nuestra fuente son

  • Pasar algún tiempo en silencio con los ojos cerrados y percibiendo tu entorno
  • Agradecer todo lo bueno que existe en tu vida
  • Contemplar tu alrededor para descubrir la perfección de todo lo que nos rodea.

Práctica, experimenta y saca tus propias conclusiones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.