Yo

Conócete y Conocerás el Universo. Sócrates

Una de las tareas más difíciles que tenemos todos los seres humanos es conocernos a nosotros mismos.

Cuando nacemos llegamos ignorantes de todo y seguramente deseosos de vivir, o por lo menos así lo pienso. Al abrir los ojos en este mundo por primera vez, todos tenemos infinitas posibilidades de ser, hacer y tener lo que sea que deseemos.

El problema se manifiesta después de ese gran momento. Dicen los expertos que los primeros 7 años de nuestra vida nuestro cerebro actúa como una esponja, la cual va absorbiendo todo a lo que estamos expuestos; creencias, condicionamientos, ideas, miedos. Los cuales absorbemos sin cuestionarnos si son verdad o no, pues nuestra conciencia reflexiva aún no se despierta.

Nuestras mentes van grabando cómo reaccionar ante determinados eventos, van creyéndose todo a lo están expuestas, para finalmente, generar una personalidad. La cual se consolida después de la adolescencia.

Este proceso es complejo y todos los especialistas del área dedican toda su vida a explicar cómo funciona; lo cual no haré en este artículo. Sin embargo, considero importante establecer este contexto para poder explicar que para conocernos a nosotros mismos es necesario quitar todas las capas de condicionamientos y estereotipos que hemos aprendido.

Estas capas se han construido gracias a los significados que le hemos dado a cada experiencia que hemos vivido. Nuestra personalidad tiene muchos elementos, posee cuerpo, energía, emociones, pensamientos, unos más fuertes que otros, pero todos inter conectados. Lo cual hace que sea más complicado conocernos realmente, además, cabe destacar, hay momentos en que modificamos nuestra manera de comportarnos para ser aceptados por la sociedad/comunidad.

Podemos concluir que los seres humanos somos extraordinarios sistemas orgánicos, estructurados de manera compleja y en algunos casos más abstractos que otros. Pero posibles de descifrar. Sólo es cuestión de utilizar la guía adecuada y realmente desear comprendernos a nosotros mismos.

Pelar la cebolla puede llegar a ser muy doloroso, pero vale la pena el esfuerzo. Pues descubrirnos a nosotros mismos es el mejor regalo que podemos darnos.

Cuando comprendemos realmente quienes somos, podemos explotar todo nuestro potencial y lograr todo lo que deseamos.

Podemos establecer metas, alcanzarlas, saber cuándo nos estamos desviando, cuando estamos en el camino correcto. En fin, conocernos a nosotros mismos provee sentido a nuestra existencia. Si comprendemos el beneficio, realizaremos el esfuerzo. El cual desaparece y se convierte en entusiasmo.

La vida, cuando se comprende se convierte en una maravillosa escuela, de la cual podemos hacer lo que deseemos con mucha paz y entusiasmo.

En la Película Kung Fu Panda 3, todo esto es explicado de una manera sencilla de digerir pero contundente. Descubre quién eres y podrás salvar el mundo, este es el mensaje

Aquí les dejo el trailer. Ojalá puedan verla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.